La actividad física aliada de la anorexia

La actividad física, como aliada de la anorexia

A muchas personas les cuesta entender la indicación de reposo absoluto, incluso reposo moderado, cuando tratamos un caso de anorexia. Pero… ¿no se supone que el deporte es sanísimo, para la salud física, para la autoestima, para la depresión, para socializarse…? – preguntan  algunos padres, madres, incluso pacientes extrañados. Totalmente cierto, pero la práctica de actividad física del tipo que sea (*) está contraindicada en muchos pacientes con trastornos de la conducta alimentaria (TCA) por diversos motivos.

Esta práctica suele utilizarse como procedimiento para perder peso o como medida compensatoria para contrarrestar lo que el/la paciente considera “excesos” alimentarios. Por otro lado, el miedo a coger peso es feroz y la necesidad patológica de compensar está por encima de la voluntad del paciente.

El ejercicio físico es una de las actividades más recomendables para la salud física y psicológica del ser humano, pero no podemos olvidar que tiene un carácter potencialmente adictivo cuando se práctica de forma excesiva y no controlada. Existen ciertos signos de alarma antes los cuales tenemos que pensar que estamos ante un serio problema:

–      Insistencia en practicarlo diariamente como si en ello fuera la vida.

–      Aparición de síntomas de abstinencia (irritabilidad, ansiedad, depresión…) cuando no se realiza.

–      Mantenimiento de la actividad física a pesar de estar contraindicado por motivos médicos.

Acudir al gimnasio 3h cada día sin excepción haciendo recuento de las calorías quemadas, comer sólo si seguidamente se va a poder compensar con ejercicio físico, renunciar sistemáticamente a otras actividades de ocio, incluso no cumplir con responsabilidades laborales o académicas por cumplir con el ejercicio programado, realizar 300 abdominales cuando nadie me ve, comer o estudiar de pie… Estas conductas ¿a dónde abocan?

  • En primer lugar, cualquier actividad, por mínima que sea, cuando la alimentación del paciente no está todavía normalizada, puede ser un impedimento para alcanzar un estado de salud física óptimo.
  • Puede parecer una paradoja pero está comprobado que la insatisfacción corporal es mayor entre pacientes practicantes de ejercicio excesivo.
  • Estas conductas favorecen la obsesión y el ejercicio puede tornarse compulsivo, alejándolo por completo del carácter socializador y placentero que suele tener en circunstancias normales. A partir de ese momento la actividad física se practica porque no puede dejar de practicarse, porque no hacerlo provoca más ansiedad. La actividad física controla al paciente y éste cada vez controla menos la actividad. Además, en muchas ocasiones siguen un patrón ritualista, de forma que la persona lo realiza de determinada manera y siguiendo determinados esquemas obsesivos.
  • Abocan a la dependencia: insistencia en la necesidad de moverse, experimentando ansiedad e irritabilidad cuando son frustradas las posibilidades de llevar a cabo la actividad.
  • Abocan a crear un círculo vicioso ejercicio – restricción alimentaria. El ejercicio físico incrementa el nivel de endorfinas. En situaciones de restricción alimentaria, un incremento en el nivel de endorfinas parece disminuir el apetito.
  • Y finalmente, a mantener la enfermedad, pues el/la paciente consigue reducir la ansiedad provocada por la comida con mecanismos patológicos (ejercicio físico compulsivo) y no mediante estrategias sanas.

*Cuando hablamos de actividad física nos referimos tanto a deportes como a tareas domésticas cotidianas, bailes, caminar, subir/bajar escaleras, etc. y/o cualquier actividad que implica la ausencia o interrupción del reposo.

http://articulos-apunts.edittec.com/82/es/082_012-018ES.pdf

6 comentarios
    • cta
      cta Dice:

      Entre todos, función pública, privada, movimiento asociativo, etc. debemos ofrecer una respuesta y una solución para dar apoyo a las persona y familias con esta problemática.

      Responder
  1. VALS
    VALS Dice:

    Yo sufro de anorexia y estoy comiendo pero no puedo evitar moverme :'( es frustrante porque sì, como pero no me quedo tranquila sentada mientras en todas partes te bombardean con mensajes de hacer ejercicio diario para no ser obesa. :'(

    Responder
  2. Sara
    Sara Dice:

    Yo creo que poco a poco pueden compensarse y no es tan poco recomendable, en mi caso sufro de anorexia y si hago ejercicio algo cumpulsivo tengo muchas caracteristicas de las que describes en el articulo, pero me esfuerzo a ir 2h al gym y solo asi controlo la ansiedad por comer y como porque me da MAS HAMBRE, si no lo hago no comeria y ya hay dias que no cuento calorias, solo echo, antes no comia carne de ningun tipo, hoy digo orgullosa que me meto entre pecho y espalda 250 gramos de sepia porque quiero recuperar el musculo perdido, en el gym hago pesas y cardio 40 min en eliptica porque me controlo y me pongo limite.
    Puedo decir hoy que el ir al gimnasio al menos a mi me esta ayudando a mi dieta he incorporado avena, cereales, muchos carbohidratos, pescado, mariscos, verduras y se que si puede que aun este enferma pero estoy poniendo de mi parte para salir poco a poco, yo opino que si se les prohibe el ejercicio del todo solo provocaran mas ansiedad lo que acarreara un rechazo al tratamiento y la recuperación, terminaran dejandolo y no servira de nada.
    La restriccion no es la solución.

    Responder
    • admin
      admin Dice:

      Hola Sara, ante todo gracias por escribirnos y exponer tu opinión.
      La indicación de reducir o suprimir el ejercicio físico en una paciente con anorexia que lo utiliza de manera excesiva y/o compulsiva se da en el contexto de un tratamiento integral (psicológico, médico y nutricional) donde también se ofrecen, entre otras cosas herramientas, estrategias para controlar la ansiedad que genera el reposo. Es importante además, que seamos capaces de comer alimentos de todos los grupos (hidratos, proteínas, frutas, etc.) incluso en periodos en los que, por las circunstancias que sean, no podamos llevar una vida físicamente activa pues nuestro organismo, simplemente para funcionar bien en el día a día, depende del aporte de nutrientes de estos alimentos.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *