Aterrizando en el Tratamiento de los TCA.

Claves para comprender mi papel como cuidador

Al comenzar el tratamiento de un Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), el profesional trabaja con el paciente su conciencia ante el trastorno y su motivación para que logre enfrentarse a la enfermedad. En este momento es fundamental que exista una buena coordinación entre el profesional y la familia.

Los TCA tienen como característica que se inician dentro de una fase de negación. El paciente no reconoce que tiene el problema a pesar de que su llegada se hace en la mayoría de casos muy evidente.

 Os presentamos una serie de claves que son de vital importancia conocer:

  • Nuestro familiar no miente a propósito.

Si oculta la verdad es que no está preparado para cambiarla. Si lo admite significa reconocer y este es el primer paso para el cambio. El trabajo irá encaminado a que el paciente reflexione sobre el papel que realiza el TCA en su vida y si es compatible con sus planes del futuro.

  • Confrontar continuamente hacia su situación no ayuda a su recuperación.

Un estilo autoritario no ayuda a la persona que sufre el TCA a entender o realizar la conducta que nos parece más oportuna. Tiene el efecto contrario, la persona se siente culpable e incomprendida por lo que no confiará en nosotros cuando se sienta mal. No puede evitar realizar las conductas del TCA, ya que no pueden desaparecer radicalmente por lo que lo más probable es que las realice a nuestras espaldas. Es mucho más útil tener una actitud de comprensión y cariño. Esta actitud no significa permitir todo, hay que aprender a diferenciar que es mi familiar y que es la enfermedad.

  • Mi responsabilidad es cuidar no tratar a mi familiar.

Cuando los familiares llegan a consulta sienten culpa, tristeza, enfado y ansiedad. Es importante que conozcan que es una enfermedad multicausal esto significa que han tenido que confluir multitud de factores físicos, psicológicas, familiares y sociales al mismo tiempo para que se desarrolle la enfermedad. No hay única razón para que se desarrolle el trastorno y los padres nunca son los culpables de la situación. Aunque no son la razón por la que la persona ha desarrollado el TCA, sí que le pueden ayudar en gran medida a salir de el. Por lo que es fundamental que acudan a las terapias de padres y a las sesiones individuales dónde el profesional indicará las mejores pautas a seguir con su familiar para alcanzar el éxito terapéutico lo antes posible.

  • Mi familiar se va a sentir mal durante el tratamiento.

Queremos lo mejor para nuestro familiar y cuando vemos que lo está pasando mal queremos ayudarle haciéndole sentir mejor. Pero cuidado ya que sobretodo en un principio en muchas ocasiones hacerle sentir bien y acabar cediendo ante lo que nos pide significa fortalecer a la enfermedad. Lo mejor que podemos hacer en ese momento es recordarle que nosotros no vamos a contribuir a esto pero si necesitan hablar o recibir un abrazo o compañía siempre estaremos disponibles.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *