Día Mundial del Dietista-Nutricionista

Hoy queremos hacer mención al “Día mundial del Dietista-Nutricionista” una profesión sanitaria esperanzadora y necesaria en diferentes ámbitos. Nuestra Dietista-Nutricionista Consuelo Tarrasó nos trae un post muy especial en el que también han participado algunas de las personas que atendemos en nuestro hospital de día.  #DMDN #QuéesunDN

En los últimos días hemos sentido alegría por poder leer en las redes a diferentes compañer@s respondiendo a la pregunta ¿Qué es un dietista-nutricionista? #QuéesunDN, con alusión al Día Mundial del Dietista-nutricionista. Y llegó… ¡Hoy es 24 de noviembre! Este día tiene como finalidad acercarnos a la población para que nos conozca, que sepa quiénes somos, qué hacemos y en qué áreas podemos estar presentes como son: Clínica, Industria e Investigación, Salud Pública, Restauración colectiva y Docencia.

Por todo esto, no podía pasar sin escribir unes breves líneas sobre Qué es un/a DN y concretamente, ser Dietista-Nutricionista en el ámbito clínico dentro del equipo interdisciplinar de la Clínica CTA.

ES LA/EL PROFESIONAL QUE:

  • Acompaña, guía y educa tanto en el aprendizaje como en la integración de unos patrones alimentarios sanos.
  • Ayuda a establecer-mantener una relación espontánea y saludable con la comida.
  • Interviene en la recuperación nutricional para corregir las alteraciones físicas.
  • Participa en la mejora del estilo y hábitos de vida de la persona y su entorno.
  • Proporciona el cuidado nutricional adecuado en función de la patología, situación, entorno y evolución.

Hasta aquí mi visión de aquello que vivo y disfruto haciendo en mi día a día, ahora doy voz a cómo nos ven algunas de las personas que acuden al hospital de día.  Para ello, les pedimos que escribieran cómo ven a la figura del Dietista-Nutricionista en el tratamiento. ¡Ahí va una síntesis de sus palabras, por las que les decimos MUCHAS GRACIAS!!

  1. La Dietista-Nutricionista es la persona en la que confío a la hora de la comida, la que me enseña buenos hábitos alimentarios y me ensaña las cualidades de la comida, qué pasa si comes algo o qué pasa si no lo comes.
  2. Creo que es lo que necesito para poder recuperarme, es una persona comprensiva y de confianza a la que le puedo contarle todos mis miedos y problemas con los alimentos, para poder trabajarlos y poder perder ese miedo y finalmente recuperarme completamente.
  3. Es mi persona de confianza. Ella me ayuda a entender la importancia de los alimentos y porqué debemos ingerirlos. He aprendido que llevar una dieta alimentación variada y equilibrada es muy importante, no solamente para mi salud, sino también para sentirse mejor física y psicológicamente. La nutricionista me ayuda a ver los alimentos por el lado bueno de la moneda y a no tenerles miedo.
  4. Me ayuda a llevar una alimentación sana y a que a mi cuerpo y órganos funcionen mejor (bien) y nada le falte.
  5. La nutricionista juega un papel imprescindible en la recuperación, a ser la voz sana, la que me da pensamientos alternativos para cuando la enfermedad estaba puñetera, la que me ayudado a exponerme a cosas que hoy en día puedo decir que si hubiera estado sola no hubiera sido capaz… Que sí, que está claro que la nutricionista está ahí para ayudarte a matar a la enfermedad y recuperar progresivamente un peso saludable; pero hay mucho más… ¿y qué es de la manera de cómo se come? ¿Y del ritmo? ¿Y de los agobios que nos genera el ver mucha comida en la mesa? ¿Y el realizar ingestas sociales? ¿Qué es de todo eso?. La gente no va únicamente a un nutricionista porque quiere modificar su peso tanto a la bajo como a la alta, sino que acude a ellas cuando consideran que la comida está teniendo un papel en su vida mayor al que tiene, cuando ve que sus emociones las paga con ellas, o simplemente porque quieren llevar un estilo de vida saludable bajo supervisión de un profesional. Por todo esto, y por muchísimo que me está ayudando mi nutricionista para afrontar mi enfermedad, considero que deberíamos saber antes de hablar, para así poder ver a la nutricionista como una profesional igual de seria que sería un médico porque al fin y al cabo, están tratando con tu salud.
  6. Para mí son los grandes desconocidos y tan necesarios en el tratamiento de los TCA Considero al Dietista-Nutricionista, un imprescindible en la recuperación de los TCA. Pienso que la falta de este profesional crearía una fisura y por tanto una carencia en la recuperación de esta enfermedad. Me está ayudando a lograr unos hábitos alimentarios saludables, ir eliminando mis creencias obsesivas hacia la comida, conocer las cantidades de referencia sana, ver a la comida como mi aliada para vivir y no sobrevivir.
  7. Resumiendo, para mí, hasta hace nada, un Dietista-Nutricionista era una persona con bata blanca que imprimía una dieta que yo misma podía sacar de internet. ¡Qué equivocada estaba! Y por otro lado ¡Cuánto me alegro de haber llegado! Ahora  para mí, los nutricionistas son…son muy importantes. Son como aquellos profesores que con 3 o 4 años me enseñaron a escribir y a comportarme con otros niños a compartir. Ellas me están enseñando a comer de manera sana, a saber qué significa las sensaciones corporales…Se han convertido en heroínas con capa blanca que se encargan de ayudarme a salvarme, a reconducirme al camino de la vida sana, de acabar con los mitos de todos los expertos con los que nos cruzamos nada más salimos del portal. Para mí, han sido ángeles de la guarda que me han sacado del abismo en el que hace años me perdí. Desde hace 4 meses, para mí los nutricionistas son los profesionales que han contribuido a reconstruir mi vida y mi familia, pues con un TCA no sólo te olvidas de cómo sobrevivir. Te quedas atrapado en un foso oscuro que te ahoga poco a poco, al que arrastras a todo aquel que es incapaz de dejarte ir. Son quienes han logrado que diga: “Mami hazme huevo frito con patatas para cenar”. Por eso les digo, os digo, Gracias!!!
  8. hora gracias a ellas he logrado una relación distinta con la comida y desde luego mucho más correcta y normalizada, he aprendido cosas nuevas que no solo me van a servir para mi recuperación, sino para llevar  siempre una vida saludable. Me he deshecho de distintos mitos de ciertos alimentos, que la sociedad ha ido diciendo. El tener la ayuda de estas, ha sido desde luego un factor fundamental para mi enfermedad, el hecho de tener unas pautas que han ido modificándose a lo largo de mi evolución ha sido imprescindible para mi recuperación. Con el aprendizaje que llevo con tan solo un mes junto a estas profesionales de la nutrición, se que en caso de modificar cualquier cosa en mi alimentación, debo recurrir a los Dietistas-Nutricionistas, pues de esta manera, con su ayuda, puedo lograr un objetivo de una manera sana y sin ningún tipo de riesgos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *