Detección y Actuación de los Trastornos Alimentarios

¿QUÉ HAGO SI MI HIJO NO RECONOCE QUE TIENE UN TRASTORNO ALIMENTARIO?

A menudo nos encontramos con familiares muy impotentes debido a que a pesar de haber utilizado todos sus esfuerzos para mostrar al familiar afectado el problema, este trastorno alimentario, no han conseguido ningún resultado y en algunos casos se dan por vencidos.

Muchos padres o familiares nos verbalizan : Cuando desde casa intentamos que reaccione, sus respuestas suelen ser agresivas asaltando con contestaciones tipo: “a mí no me pasa nada, estáis todos obsesionados conmigo” y como consecuencia se niega a recibir tratamiento.

Los trastornos de la conducta alimentaria son trastornos psicológicos con complicaciones físicas y mentales que ponen en riesgo la salud de la persona. Pero la persona que lo sufre se encuentra habitualmente en la primera fase llamada negación, donde no acepta el trastorno ni mucho menos tiene la intención de cambiarlo.
El tratamiento del trastorno de la conducta alimentaria comienza con el trabajo motivacional, con el objetivo de que el paciente vaya tomando progresivamente conciencia del problema y vaya admitiendo que posee el trastorno.
Por este motivo, es importante que la familia busque ayuda especializada aunque el afectado/a no quiera, y acudir sin él para solicitar asesoramiento. La familia junto al profesional especialista en trastornos alimentarios encontrarán la mejor manera de ayudar al paciente a reconocer su problema y acuda a recibir tratamiento. El psicólogo también ayudará a la familia a manejar las situaciones conflictivas que se estén viviendo en casa.

Si acudimos al profesional le estamos transmitiendo a nuestro hijo que la situación es importante y que vamos a tratar de buscar una solución lo antes posible.

Una de las principales recomendaciones generales que el profesional realiza a la familia es que no se utilice la coacción o el castigo para que disminuyan las conductas patológicas. Un ambiente hostil en casa genera un mayor número de conductas enfermas agravando la situación.

Las conductas problema, problemas de comunicación y las relaciones familiares afectadas por el trastorno son importantes objetivos a abordar en consulta aunque el afectado aun no esté preparado para acudir.

Pide ayuda especializada en trastornos alimentarios. Ante la mas mínima duda no dejes de actuar. No esperes a que el/ella reaccione, puede ser demasiado tarde.

En este enlace puedes acceder a mas información y a un cuestionario de autoevaluacion.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *