Habilidades de autocompasión en la práctica clínica

En el post de hoy queremos hablaros de la autocompasión, algo muy importante en la psicoterapia y que muchas veces no es entendida correctamente, ni sus habilidades ni su aplicación en la práctica clínica.

¿Qué es la autocompasión?

La autocompasión (self-compassion) es un mecanismo, subyacente, clave en la psicoterapia. Las investigaciones recientes muestran que la autocompasión está asociada consistentemente al bienestar emocional y a la disminución de la ansiedad y la depresión. Es un antídoto inusual para la vergüenza, que es omnipresente en la terapia y, además, protege a los terapeutas de la fatiga de la compasión y del agotamiento.

Afortunadamente, la habilidad de autocompasión puede ser aprendida por cualquier persona y se han desarrollado programas específicos para desarrollarla, como es el programa Mindful Self Compasssion (MSC), desarrollado por C. Germer y K. Neff (2012)

Mindful Self-Compassion (MSC) combina las habilidades de atención plena y autocompasión para mejorar nuestra capacidad de bienestar emocional. La atención plena es el primer paso: volverse con conciencia amorosa hacia experiencias difíciles (pensamientos, emociones y sensaciones). La autocompasión viene a continuación, trayendo conciencia amorosa a nosotros mismos. Juntos, la atención plena y la autocompasión constituyen un estado de presencia cálida y conectada durante los momentos difíciles de nuestras vidas.

MSC es una oportunidad para explorar cómo respondemos normalmente cuando surgen dificultades en nuestras vidas y aprender herramientas para convertirnos en un compañero cálido y comprensivo con nosotros mismos.El programa MSC es un proceso de  autodescubrimiento y  bondad.

Cómo integrar la autocompasión en la psicoterapia

La autocompasión puede ser integrada a la psicoterapia de tres formas diferentes:

  • Cómo los terapeutas se relacionan consigo mismos (presencia compasiva).
  • Cómo los terapeutas se relacionan con sus clientes (relación compasiva).
  • Cómo los clientes se relacionan consigo mismos (práctica personalizada de autocuidado).

Cada uno de estos niveles de práctica implica un conjunto particular de habilidades que se enseñaron en los días 5 y 6 de julio impartido por Christopher Germer y Marta Alonso. Christopher Germer es es Psicólogo Clínico y profesor de psiquiatría (a tiempo parcial) en la Harvard Medical School. Es co-desarrollador del programa Mindful Self-Compassion (MSC), que ha sido enseñado a más de 50.000 personas en todo el mundo, y autor de The Mindful Path to Self-Compassion y coautor de The Mindful Self-Compassion Workbook. Marta Alonso Maynar es Psicóloga Especialista en Psicología Clínica, pionera junto con el Dr. Vicente Simón en la introducción de programas de compasión en España desde 2013 Profesora certificada y «Teacher trainer» del programa MSC por la Universidad de California-San Diego y miembro del Comité Ejecutivo del Centro para MSC, la fundación responsable del desarrollo del programa MSC en el mundo.

La Clínica CTA formada en autocompasión

Parte del equipo clínico de la Clinica CTA asistimos a dicho taller de autocompasión en la práctica clínica, siguiendo con la apuesta de formación en este innovador  enfoque clínico el cual incorporamos en nuestro  tratamiento de los trastornos alimentarios. La autocompasión recibe cada vez más atención en la literatura e investigación, y ha demostrado que desarrollar una mente compasiva puede ayudar a aliviar y prevenir una gran variedad de problemas psicológicos transdiagnóstico.

El taller de autocompasión incluyó charlas, investigaciones, prácticas guiadas, ejercicios, role-playing, viñetas clínicas, vídeos y poesía; con un gran componente experiencial, que nos permitió conseguir un amplio abanico de aprendizajes:

Aprendizajes derivados de la autocompasión

  • Romper mitos y conocer los principales componentes de la autocompasión e identificar equívocos y prejuicios.
  • Conocer el soporte científico de los resultados de la investigación para la aplicación de la autocompasión en psicoterapia.
  • Establecer la presencia y conexión terapéutica a través de la practica de mindfulness y compasión.
  • Mejorar la relación terapéutica a través de prácticas de compasión y autocompasión durante la sesión de terapia.
  • Definir la neurobiología del sufrimiento empático y aplicar la autocompasión para aliviar la fatiga de la empatía en el profesional.
  • Aprender a trabajar con el Backdraft (efecto contracorriente) con el cliente.
  • Identificar la emoción de la vergüenza en la psicoterapia y aplicar un enfoque positivo y compasivo en el trabajo con la vergüenza.
  • Enseñar técnicas de autocompasión que surgen naturalmente de la terapia y que pueden ser practicadas en casa.

En especial, nos llevamos nuevas herramientas para enseñar a nuestros pacientes cómo aliviar y manejar  la vergüenza, un elemento clave mantenedor de los trastornos alimentarios y que la investigación ha demostrado que es fundamental para la curación de los trastornos alimentarios.  Y trabajar con seguridad, apoyo, privacidad  con las emociones difíciles que puedan surgir al calmar la angustia emocional al conectar con el dolor de contenidos inconscientes y ayudar a desarrollar la autocompasión a pesar de las resistencias que puedan surgir.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *