Superar la Obesidad y los Atracones, la historia de Paco (II)

Continuamos el valiente testimonio de Paco, paciente de nuestra clínica que puede decir a día de hoy que ha superado con éxito su Obesidad y su Trastorno por Atracón , dos Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) que afecta lamentablemente a muchas personas. Si te perdiste la primera entrega, puedes leer cómo empezó la superación de su Obesidad y Trastorno por Atracón aquí.

¿Qué tipo de atención psicológica-nutricional ofrece el equipo de la clínica CTA?

La Clínica CTA no te somete a una dieta restrictiva o a una férrea disciplina nutricional de la que no puedes moverte lo más mínimo. Existe cierta flexibilidad dentro de los límites de lo más saludable y recomendable.

Lo primero fue cambiar el nº de ingestas diarias y adaptar a ellas las cantidades adecuadas y los tipos de  nutrientes necesarios. Así, puse orden a mi caótica alimentación y traté de hacer el desayuno, el almuerzo, la comida, la merienda y la cena ajustándome a una estructura conveniente de proteínas, hidratos, fruta y verdura.

No fue nada fácil. Cuesta mucho cambiar los hábitos alimentarios instalados pero, poco a poco, a través del tiempo vas consiguiendo que esa nueva forma de vivir nutricional se convierta en parte de tu cotidianidad.

También fue difícil reducir el consumo de alcohol. Por primera vez, alguien ejercía un control del número de cervezas que bebía. Al principio no era posible, pero luego lo reduje y, a partir de un punto en el proceso, y hasta ahora, eliminé por completo el alcohol de mi vida.

Pero, no se trataba sólo de cantidades y frecuencias, además, me hicieron  cambiar la ¨relación¨ con los alimentos. Me enseñaron a valorar los sabores, los olores, incluso los colores. No se trataba de engullir comida, sino de realizar un acto consciente, centrarme en el presente de la ingesta y apreciar el momento. Ayudaba a ello una pequeña meditación previa asociando relajación y respiración. Masticar lentamente y evitar que los pensamientos u otras distracciones me sacaran de esta consciencia. Eran herramientas que utilizaba en la clínica y, paulatinamente, fui incorporando a mi alimentación fuera de ella. En soledad, primero, y con otras personas después.

La técnica de relajación me servía, también, en los momentos de ansiedad. Por otra parte, tuve que aprender a identificar y afrontar mis emociones como instrumento para evitar situaciones como las picadas o las grandes ingestas.

Trabajamos la recuperación e hábitos (su frecuencia) que reforzaron el respeto por mí mismo: ducharme, ponerme colonia o afeitarme. Hábitos como leer, escribir y ver películas que redujeran el tiempo que pasaba en los bares. Y hábitos para recobrar mi autoestima como pasear o ir a la compra, partiendo desde los objetivos más sencillos y avanzando progresivamente.

¿Qué esperabas del tratamiento? Expectativas iniciales

Mis expectativas iniciales estaban veladas por la incertidumbre. En realidad, era bastante escéptico, pero por la escasa confianza en mi capacidad. Reconozco mi resistencia a seguir las pautas en un principio y, sobretodo, a afrontar los objetivos que me proponían, a lanzarme a la aventura de luchar por mí mismo. Esa negatividad, tal vez viniera por la lejanía con la que percibía un cambio tan radical, como lo era volver a mi ¨situación¨ normal y hacer las cosas normales que siempre había hecho. Pero lo conseguí.

Fue un largo proceso. La tenacidad de mi nutricionista y mi psicoterapeuta fue superior a mi cabezonería y llegó ese momento en el que di un paso y a partir de él fui avanzando.

Como ya dije acabé con el consumo de alcohol y elevé el nivel de autoexigencia. Fui menguando semana a semana y 65 kg (menos) después mi mando es muy diferente.

Aún queda mucho por trabajar, pero me voy reincorporando a lo que fue mi vida. Adaptándome, es cierto, a mis nuevas dimensiones. Lamentablemente me jubilaron pero en la Clínica CTA me han propuesto actividades, no solo para ocupar mi tiempo, sino también para mejorar a nivel físico y psicológico: Así entreno con un preparador físico que incide en el trabajo de musculatura (fuerza e incluso en la coordinación y equilibrio) cuya pérdida es secuela del tiempo de Obesidad. Por otra parte, doy clases, como voluntario, de alfabetización para adultos y español a inmigrantes. Con ello, en cierta medida, recupero el ¨chip docente” (yo soy maestro) y ayudando a los demás me ayudo a mí mismo.

Mis movimientos son más seguros, puedo desplazarme distancias antes impensables y realizo las actividades cotidianas, esas que son asequibles a todo el mundo pero que no eran posibles para mí. Y eso te cambia la vida. Una vida más segura cuando aparecen todos los niveles restablecidos en las analíticas.

¿Cómo es una sesión de tratamiento de Obesidad y/o Trastorno por Atracón?

 

Paco, ¿Podías poner en práctica lo que se trataba en cada sesión? Si tuvieras que explicar qué se hace en las sesiones ¿qué dirías?

Las sesiones eran de dos tipos: Las que incluían una ingesta y las que constituían una evaluación del trabajo semanal.

Cuando iba a comer, las sesiones empezaban siempre rellenando una ficha para dejar constancia de las emociones con las que acudía, los objetivos que iba a trabajar y los métodos, herramientas con los que los afrontaría. Los mismos aspectos de su consecución o no, y posibles problemas encontrados.

El Comedor Terapéutico en el tratamiento de Obesidad y Trastorno por Atracón

Durante la comida ponía en práctica los elementos ya comentados: una breve meditación, concentración en los alimentos, masticación suficiente, porciones convenientes. Siempre buscando una alimentación consciente (mindful eating).De esta terapia de comedor me llevaba todos esos elementos a mi vida cotidiana y las cantidades necesarias, además de la proporción de nutrientes adecuada.

En las sesiones de evaluación analizábamos la semana transcurrida bien a nivel nutricional, bien a nivel psicológico. Detectábamos los problemas, en caso de haberlos y buscábamos soluciones como objetivos para la siguiente semana que formaban parte de su planificación.

Continua leyendo como termina la historia de superación de Paco

La historia de Paco y su lucha contra la Obesidad y el Trastorno por Atracón tiene su final, no dejes de leer la tercera parte:

Superar la Obesidad y los Atracones, la historia de Paco (III)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *