Los Trastornos alimentarios, tu plato y tu manera de comer

La realidad es que nuestra relación con la comida es un reflejo o proyección de la forma cómo llevamos nuestra vida (lo exterior es una proyección de nuestro interior). Revisar nuestro plato de comida nos dice mucho sobre qué creemos, qué necesitamos, qué nos gusta, qué rechazamos, qué valoramos, cómo nos percibimos a nosotros mismos, en general, quiénes somos.

Ante un posible TCA, obsérvate sin juzgarte

Obsérvate sin juzgarte y sin criticarte, con la curiosidad de descubrirte.

Para conocer nuestra manera de comer, vamos a realizar un pequeño ejercicio. Vamos a comenzar fijándonos en el ritmo en el que comemos. ¿Cómo es tu ritmo al comer? ¿comes rápido y con prisa, o despacio y tranquilo?. También puedes observar si comes con ansiedad o no. Fíjate si tienes la necesidad de controlar lo que hay en el plato, al igual que también nos podemos fijar en si nos prohibimos ciertos alimentos, o si en cambio, somos flexibles con nuestra alimentación.

Observa si siempre comes lo mismo, o si al contrario, tu alimentación es variada y flexible. Presta atención a cómo colocas los alimentos en el plato, ¿suelen tener un aspecto agradable a la vista o están colocados de cualquier manera?.

También podemos observar el orden en el qué comemos los alimentos ¿los sueles comer con un cierto orden, o tiendes a mezclarlo todo?. Fíjate si el alimento que más te gusta del plato lo comes al principio, al final o mezclado con los demás alimentos. Observa todos aquellos aspectos relacionados con tu manera de comer.

Una vez hayamos recopilado todos los datos, anota tu manera de comer en el siguiente plato, sin juzgarte ni criticarte. El objetivo es observar y ser conscientes de nuestra manera de comer.

 

Dime cómo comes y te diré cómo eres

A continuación, trataremos de descubrir quienes somos (qué creemos, qué necesitamos, qué nos gusta, qué rechazamos, qué valoramos, cómo nos percibimos a nosotros mismos, etc.) teniendo en cuenta los datos que hemos obtenido en el ejercicio anterior. No se trata de hacer cambios, el objetivo es reflexionar cómo nuestra manera de ser y de vivir se ven reflejados en nuestra manera de comer. Os dejamos varias preguntas que os pueden servir de ayuda:

Preguntas para entender la relación con la comida

  • Si comes rápido, ¿eres impaciente y te gusta acabar las cosas cuanto antes? ¿vives a prisa?
  • Si comes despacio, ¿vives con tranquilidad? ¿te gusta vivir en el presente y disfrutar de los pequeños momentos?
  • Si necesitas controlar todo lo que hay en tu plato, ¿sientes que hay algo en tu vida que no puedas controlar?
  • Si controlas de forma estricta lo que comes, ¿eres perfeccionista?
  • Si te prohíbes de ciertos alimentos, ¿de qué más cosas te privas?
  • Si comes siempre lo mismo, ¿tu vida es monótona? ¿te cuesta encontrar actividades con las que disfrutar y obtener placer?
  • Si comes lo que te den, ¿eres conformista?
  • Si comes compulsivamente y con ansiedad, ¿en qué otras áreas actúas de forma compulsiva (compras, orden, trabajo, limpieza, etc.)? ¿sientes que te quitarán algo?
  • Si siempre comes las sobras, ¿crees que no eres valioso?
  • Si comes a escondidas, ¿sientes que no puedes mostrarte tal como eres?
  • Si frecuentemente comes demasiado, ¿te cuesta trabajo poner límites?
  • Si no puedes declinar una invitación a comer, ¿tiendes a poner a los demás antes que a ti? ¿suele ser difícil para ti poner límites?
  • Si estás picando todo el día, ¿te cuesta trabajo centrarte en una sola cosa?
  • Si tiendes a comer los alimentos por separado, ¿eres una persona detallista, cuidadosa y ordenada?
  • Si, en cambio, tiendes a comer los alimentos mezclados, ¿eres una persona aventurera? ¿estás dispuesto a probar y experimentar nuevas experiencias?
  • Si colocas los alimentos en un orden específico en el plato, ¿tiendes a planear el futuro con antelación sin prestar tanta atención al presente? ¿en qué otros aspectos de tu vida eres ordenada (orden del hogar, armario, etc.)? ¿qué ocurre cuando sientes cuando las cosas no están ordenadas como te gustaría?

Las emociones y la comida en un trastorno alimentario

Frecuentemente tratamos de solucionar nuestras dificultades, emociones con la comida, cuando la verdadera solución está en nosotros mismos.

Puedes valerte de un folio para anotar todo aquello que hayas aprendido con este ejercicio o mejor, ¿por qué no nos lo cuentas en los comentarios? 

En la Clínica CTA podemos ayudarte a ver qué relación tienes con la comida y aprender a relacionarte con ella desde la salud y separarla como forma de gestionar las emociones negativas, ¡Contacta con nosotros!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *