Señales de alarma para detectar un trastorno de conducta alimentaria

Los trastornos de la conducta alimentaria son patologías que aparecen de manera progresiva, y por este motivo, es importante conocer las señales de alarma con el objetivo de detectarlas y comenzar con el tratamiento del TCA lo antes posible. A continuación se presentan las más representativas:

Primeros Síntomas Físicos de un Trastorno de Conducta Alimentaria

Quizás los síntomas físicos que puedan verse en una persona que está sufriendo un Trastorno Alimentario (TCA) sean los más visibles, por ello os traemos los más frecuentes:

  • Pérdida de peso sin enfermedad o trastorno previo.
  • Amenorrea inexplicable.
  • Molestias digestivas: dolor de estómago, estreñimiento..
  • Sensación de frío excesivo
  • Mareos, cansancio, dolor de cabeza

Actitudes de Aislamiento

Las actitudes de aislamiento que puede mostrar una persona que sufre un Trastorno alimentario, a veces pueden ser difíciles de detectar incluso a las personas más cercanas.

  • La persona se va cerrando cada vez más a su círculo de amigos.
  • Tendencia a la soledad, la tristeza y la melancolía.
  • Aumenta obsesívamente las horas de estudio y de otras actividades útiles.

Cambio de hábitos en relación a la comida en un TCA

  • Procuran no coincidir con la familia a la hora de comer.
  • Muestran gran resistencia a comer cantidades habituales que van disminuyendo progresivamente.
  • Se obsesionan en contar calorías.
  • Aparecen restos de comida en lugares inusuales.
  • Empiezan a querer cocinar el menú de la familia y/o cocinar su comida.
  • Beben mucha agua antes de realizar las ingestas.
  • Cortan los alimentos en mil trocitos.
  • Comienzan dietas de adelgazamiento sin necesidad o sin control por especialista.
  • Eliminan alimentos que anteriormente estaban en su repertorio alimentario.
  • Se realizan visitas constantes el baño después de las ingestas.
  • Empieza a faltar comida en casa.

Aumentar la práctica de deporte, actividad o ejercicio físico

  • Aumentan de manera excesiva el ejercicio físico con la única intención de perder peso.
  • No paran de moverse a lo largo del día realizando múltiples actividades.

Quejas sobre el aspecto físico

  • Muestran desconfianza e insatisfacción respecto a sí mismos si no tienen el cuerpo perfecto.
  • Castiga a su cuerpo sintiéndose mal con este.
  • Excesiva sumisión a los mensajes de los medios de comunicación en relación al peso, figura y dieta.
  • Comparaciones constantes con el aspecto físico de otras personas.
  • Se pesan y/ o miran al espejo con frecuencia de forma obsesiva.

Cambios en el estado de ánimo

  • Presentan cambios llamativos en el estado de ánimo. Las personas que las conocen las describen raras, distintas, como si no fueran las de siempre.
  • Impulsividad, no piensan las cosas antes de actuar.
  • Sumisión y/o irritación cuando los demás no hacen lo que él/ella quiere.
  • Preocupación por la probabilidad de fracasar.
  • Inseguridad respecto a su futuro personal.

Para lograr la curación de un Trastorno de Conducta Alimentaria es importante que estas personas busquen ayuda profesional especializada, que le ayude por un lado, a mitigar la sensación de soledad y aislamiento, y por otro lado, dar el soporte necesario para lograr la recuperación y mejorar notablemente la calidad de vida de quién sufre este TCA.

Si crees que puedes estar sufriendo un TCA o conoces algún familiar o ser querido que se encuentre en esta situación, te animamos a contactar con nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *