Acerca del bocadillo

En esta nueva entrada al Blog hablaremos acerca del bocadillo, mitos y realidades. El bocadillo puede acabar siendo una solución apetecible como alternativa a almuerzos y meriendas. Te lo detallamos a continuación.

Aunque de siempre el bocadillo se ha considerado como la representación del “comer mal”, es cierto que, cuando se trata de  almuerzos o meriendas infantiles, suele recibir la aprobación de la mayoría por el hecho de estar desplazando el consumo de bollería. Sin embargo, como alternativa a una comida de cucharada, cuchillo y tenedor, todavía la gente con frecuencia tiene la sensación de no estar comido adecuadamente.

Pero hay algo que no cambia. El bocadillo, tan socorrido como menospreciado, acaba resultando una opción muy apetecible para la mayoría de la gente.

He aquí un par de preguntas que nos suelen hacer, con mucha frecuencia, acerca del bocadillo.

 ¿Es saludable comer de bocadillo?

Sería incorrecto responder con un sí o con un no sin antes preguntar:

  1. Con qué frecuencia
  2. De qué tipo de bocadillo estamos hablando
  3. Qué cantidad y para quien

Si estamos hablando de comer esporádicamente de bocadillo el mejor consejo sería sencillamente disfrutar del que más nos apetezca pues, si nuestra alimentación en general es saludable, ésto no va a tener mayor relevancia.

Si estamos hablando de comer muy a menudo, entonces sí que es importante atender al tipo de bocadillo. Al igual que a la hora de componer nuestro plato cotidiano procuramos que se ajuste al plato más saludable (como el que nos propone Harvard), y puesto que “El bocadillo saludable de Harvard” es materialmente imposible de confeccionar por una cuestión física (no caben más verduras que pan en un bocadillo), lo que sí que podríamos hacer es combinarlo con otros componentes para que nuestra ingesta fuera saludable. Por ejemplo, acompañarlo de una ensalada o de un gazpacho, y no olvidar la fruta del postre.

Con frecuencia se le ha criticado al bocadillo por el hecho de que el ingrediente principal sea el pan. Aprovechamos para recordar que el pan es un alimento saludable que puede ser consumido varias veces al día.

Las oferta de tipos de pan en la actualidad es inmensa (pan de leche, pan de aceite, pan multicereales…). Aprovechamos también la ocasión para recordar, y para animar a la población a consumir el pan (así como  la pasta y el arroz) en su modalidad integral. Su contenido en fibra, vitaminas y minerales aportará mayor calidad nutricional a nuestra dieta.

¿Engordaré si durante un tiempo como todos los días de bocadillo?

No es habitual que se dé tal circunstancia (comer todos los días de bocadillo), y si se da suele ser algo pasajero, por lo que deja de tener verdadera importancia.

Comer todos los días de tu vida bocadillo no tendría por qué generar un aumento de peso, todo dependería de la cantidad, de los ingredientes que acompañen al pan y del conjunto de tu alimentación y estilo de vida.

Comer bocadillo todos los días podría suponer estar desplazando a otros alimentos que no tienen la posibilidad de ser consumidos en ese formato (legumbres, verduras, frutos secos…). Por otro lado, nos acabaríamos cansando si todos los días tuviéramos que comer de bocadillo, con el consecuente riesgo de dejar de comer suficiente y/o acabar picoteando. Éstas son los verdaderos motivos por los que se desaconsejaría.

En resumen:

  • El bocadillo puede ser una opción saludable.
  • La calidad nutricional del bocadillo no se mide por la cantidad de pan, si no por la calidad de los ingredientes que contiene.
  • La versatilidad del bocadillo hace que pueda formar parte de cualquier ingesta, y será más saludable cuanto más saludables sean los ingredientes que acompañen al pan y si elegimos pan integral.
  • Si tenemos que comer muy a menudo de bocadillo no debemos olvidar acompañarlo con una fruta de postre e incluir entre sus componentes una parte de verdura y otra que aporte la proteína (huevo/tortilla, pescado, carne, queso, humus…).
  • Si comemos bocadillo muy esporádicamente no debemos de preocuparnos del tipo de bocadillo que sea, simplemente disfrutémoslo.
  • Si disponemos de poco tiempo o pocas ganas de cocinar, tener en cuenta también que existen muchas otras opciones de cocinar rápido, haciendo uso productos saludables que la industria ya nos ofrece listos para consumir: verduras, legumbres cocidas, frutos secos…
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *