Los trastornos alimentarios en las vacaciones de verano

Si preguntáramos a la gente “¿Qué es para ti el verano?”, entre las respuestas más frecuentes, con mucha seguridad, estarían las siguientes: sol, playa, vacaciones, fiesta, chirinquito, relax, refrescos, viajes, diversión…pero para una persona que sufre un TCA, es diferente.

¿Cómo afrontar el verano con un Trastorno Alimentario?

Para una persona con un trastorno alimentario, en verano no brilla tanto el sol. Conscientes de la llegada de esta estación, suelen anticipar mentalmente las sensaciones o consecuencias negativas que pueden surgir de determinadas situaciones  en las que se pueden encontrar, y esto les genera enorme ansiedad. En verano, el cuerpo queda más expuesto y la comida, para ell@s, influye mucho en cómo se perciben. No en vano, es una de las épocas del año más complicadas y por lo tanto requiere un especial abordaje.

Ya entrado Junio, y sobre todo, desde que finaliza el curso para los estudiantes, en la Clínica CTA comenzamos la preparación del verano y las vacaciones con nuestros pacientes.

Sacar la ropa de verano,  volver a ponerse el bañador (“¿Habré cambiado la talla?”), el reencuentro con familiares y/o amigos después de un año (“A ver qué me van a decir cuando me vean…”), los cambios de rutina, salir por la noche, conocer gente nueva, el consumo de alcohol…

El trabajo tanto grupal como individual permite profundizar en los miedos, inseguridades e incluso los riesgos que se derivan de estas y muchas otras situaciones que afectan a un Trastorno Alimentario. Así, de la mano de los terapeutas e incluso de los propios compañer@s, en el caso de los que están en el hospital de día, se preparan  para enfrentarse a ellas.

Sin embargo, la continuidad del tratamiento del Trastorno Alimentario se puede ver interrumpida por los viajes, campamentos, estancias en el extranjero…  de manera que los pacientes, llegado el momento, deben poner en práctica las habilidades aprendidas y desplegar sus propias estrategias para manejarse solos frente a su TCA sin el apoyo estrecho de sus terapeutas. Las sesiones por Skype permiten a los que más lo necesitan mantenerse más ligados al tratamiento de su Trastorno Alimentario. Para otros, las vacaciones serán un extraordinaria oportunidad para que vuelen y comprueben cómo de eficaces son sus técnicas de resolución de situaciones complicadas o inesperadas.

La alimentación en verano y los Trastornos Alimentarios

Si preguntáramos a la gente “¿De qué alimentos o bebidas te gusta disfrutar en verano?” entre las respuestas más frecuentes, con mucha seguridad estarían las siguientes: helados, refrescos, horchata, ensaladas, frutas de verano, gazpachos, sardinas a la brasa, pescaíto frito, cerveza…

Muchos de estos alimentos, sin embargo, representan un gran reto para nuestros pacientes que sufren un Trastorno Alimentario. Más todavía si esos alimentos son consumidos en la playa o en la piscina, en bañador. Solo si se encuentran en fases avanzadas del tratamiento de sus TCA y motivados para ello, trabajaremos la exposición a algo “tan sencillo” como comer de bocadillo en la playa, tapear tras una visita cultural o comerse unas sardinas o unos caracoles entre chapuzón y chapuzón. Si no se dan ambas condiciones, la cosa irá más despacio y, en muchos casos, lo más prudente será no hacer cambios en su comidas habituales y que pueda disfrutar de otras cosas que da el verano: la brisa del mar mientras se deleitan con una buena lectura en la terraza del apartamento, pasear por la playa a última hora de la tarde, o hacer pequeñas excursiones por la montaña.

Tengo un Trastorno Alimentario ¿Cómo planifico el verano?

Con la llegada del verano, se desatan muchas emociones…..(entusiasmo, alegría etc…)

Pero para las personas que sufren un trastorno  alimentario el verano puede desencadenar emociones totalmente opuestas como…( Agobio, desasosiego, tristeza…) por ello ante un Trastorno Alimentario es importante planificar adecuadamente el periodo veraniego y tener en cuenta estos 10  aspectos:

  • Puede que éste no sea el verano de tú vida pero éste SI te va a permitir que el próximo pueda serlo.
  • Pon a la vista tus objetivos, así recordarás en todo momento “A dónde quieres llegar”.
  • Si algo no sale como esperabas, seguro que has adquirido un aprendizaje necesario, y por supuesto, no ha sido un fracaso.
  • Realiza actividades distractorias como: hablar con alguien, leer, escuchar música, escribir en tu registro, etc.
  • Cuida, prepara y protege tus ingestas. Intentar mantener horarios regulares.
  • Todos los días tomate un tiempo para ti. Escucha más allá de lo que los oídos perciben, presta atención a tus necesidades (Autocuidado).
  • Recuerda que las emociones tienen un principio y un fin. Trata de aceptarlas y no juzgarte por ellas. Pon en marcha las estrategias de regulación emocional que te funcionen.
  • Respeta tus horas de reposo, de descanso
  • Vive el presente y ¡CONFÍA EN TI!
  • ¡¡¡Dale un ojo a estos aspectos cada vez que lo necesites!!

Clínica CTA os desea un feliz verano

Como hemos comentado anteriormente, como profesionales que vemos a diario los Trastornos Alimentarios, sabemos de la dificultad que implica esta época del año pero también sabemos que parte de la superación de vuestro TCA es afrontar retos y situaciones como el verano por vosotr@s mismos. ¡Ánimo y disfrutad del verano!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *