Carta a mi cuerpo – Venciendo el Trastorno Alimentario

Estas dos Cartas a mi cuerpo son el testimonio que nos dejan nuestras pacientes de nuestro Hospital de Día. Este post se encuentra dentro de las actividades que en Clínica CTA estamos llevando a cabo en la semana donde celebramos, el próximo día 2 de junio, el Día Mundial de la Acción  contra los Trastornos Alimentarios. #juntosrompemoselestigma

Doy gracias a mi cuerpo tras entender qué sufro un TCA

Bueno, la verdad es que no sé cómo empezar ni que decir. Simplemente te doy las gracias por elegirme a mi quien fuese la que te diese movimiento y vida.

Lo siento por el tiempo que te tomé como mi enemigo y te quería cambiar cada parte de ti pero ya sabes que esos momentos no era yo, sufría un trastorno de conducta alimentaria. Ahora puedes estar tranquilo porque ya he vuelto a hacerme amiga tuya y lo que es más importante, compañera de vida porque tú y yo sabemos que en el fondo (y en el no tan fondo) a quien tenemos para toda la vida, hasta nuestro ultimo soplo de aire, somos a nosotros mutuamente.

He tenido un periodo de mi vida donde me dabas muchísima inseguridad y donde no te aceptaba pero hoy en día y gracias al trabajo que he hecho para vencer el trastorno de conducta alimentaria, te puedo decir que contigo he vuelto a sentirme segura y de verdad que me parece super especial todo sobre ti.

He sufrido un TCA y ahora me miro y me acepto

Me miro al espejo y veo esas lineas blancas que algunos llaman estrías pero que yo las llamo lineas de la vida porque han salido de tu evolución y desarrollo al que estoy totalmente agradecida porque creo que el resultado final ha sido muy bueno. Creo que desde que yo estaba en el vientre de mi madre quisiste que fuese una niña especial y así lo lograste otorgándome dos manchas de nacimiento en el culete que quedan genial en bikini jajajajaja y sobretodo por mi «peca-uña» que tanto me acomplejaba pero que ahora sé que sin ella no seria yo.

Juntos hemos pasado buenos momentos y no tan buenos y sé que te he puesto al límite sufriendo mi trastorno alimentario pero una vez mas me doy cuenta de que no me abandonas hasta en los momentos que yo sí que quería abandonarte. Todo eso ha sido  una lección de vida para mi y he aprendido que lo mas valioso que tenemos en nuestra vida somos a nosotros mismos por eso te tengo que decir TE QUIERO o mejor dicho ME QUIERO porque tu formas parte de mi.

Te quiero por tus curvas, tu silueta, tu «peca-uña», tus estrías y celulitis, tus manchas de nacimiento, tus dedos largos, tus extremidades largas, tus ojos pequeños y tu lengua que no para nunca de hablar porque tras mi experiencia venciendo un trastorno alimentario en la Clínica CTA, he aprendido que ese es el cuerpo de una mujer, lleno de imperfectos que en su conjunto crean perfecciones cada segundo.

Por ultimo solo me queda decirte que no sé si mañana te querré como hoy. Lo que si sé es que me niego a quitarte valor como lo hizo el bicho antes. Así que ahora solo nos toca disfrutar del tiempo que hemos perdido en algunas cosas pero que hemos ganado en otras y como dice la canción «nunca el tiempo es perdido».

Te quiero mucho cuerpo.

Atentamente, Paula

Escribir al cuerpo, paso necesario para vencer el Trastorno Alimentario

Hola cuerpo, lo primero de todo lo siento, lo siento por todo el daño que te he podido causar y por las veces que te he puesto en peligro con mi trastorno de conducta alimentaria, no era me intención hacerte daño ni descuidarte como lo hice. No te quería y ni sabía cómo tratarte. Pero a partir de ahora todo va a cambiar, ahora te aprecio, te quiero y te acepto tal y como eres, no considero que seas perfecto pero tampoco lo necesito, eres perfecto para mí y me aportas grandes cosas que si no te cuidara sería imposible.

Agradezco mi cuerpo porque tras el TCA me quiero más

Gracias cabeza, gracias a ti he llegado a poder ser lo que quiero en la vida y a poder pensar con claridad.

Gracias cara, porque me haces tener una piel fina y bonita y haces que mis ojos brillen.

Gracias mofletes, porque si no estuvierais ahí mi «iaia» nunca hubiera podido darme besos y decirme ¨que papoll tienes¨ cosa que antes odiaba y ahora agradezco.

Gracias ojos, porque me permitís ver todas las cosas buenas que hay y que tengo.

Gracias orejas, por dejarme escuchar a la gente y por poder lucir pendientes.

Gracias boca, me dejas expresarme (a veces demasiado) y decir todo lo que pienso, ¡ah! Y también ahora ya me dejas decir te quiero, gracias de verdad.

Gracias cuello, por sujetar mi cabeza y estilizarme tanto.

Gracias brazos, me permitís agarrar lo que me hace falta y darle equilibrio al cuerpo.

Lo siento manos, a veces pago con vosotras mi ansiedad y no lo merecéis, estoy aprendiendo a valoraros.

Gracias pecho, ahora te valoro y acepto, además gracias a mis pechos a mis hijos nunca les va a faltar leche.

Gracias barriga, gracias a ti sé que dentro de mí todo funciona correctamente, además ahora, tras superar mi TCA, hasta me gusta que resalte un poco, queda bonito y no se me ve como se me veía cuando estaba enferma.

Gracias caderas, me hacéis tener una figura maravillosa  y me hacéis tener forma, además, tengo unas mallas ahí que ME ENCANTAN  porque son heredadas de mi madre y estoy muy orgullosa de tenerlas. ¡Viva mi madre!.

Gracias muslos/pies, me permitís poder desplazarme a donde quiero y tener autonomía.

Gracias culo, eres precioso y me encanta haberte recuperado, no dejaré que vuelvas a irte.

Gracias cuerpo, te quiero.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *