La Anorexia: Testimonio de una madre

En esta ocasión damos un giro de 180º y os damos un punto de vista que muchas veces pasa desapercibido y es el testimonio de Trini, la madre de Paula que como habréis visto en nuestro blog, superó con éxito la Anorexia Nerviosa.

Tu hija tiene Anorexia Nerviosa…¿cómo lo descubriste?

La verdad es que llevábamos mucho tiempo notando que cada vez comía menos pero inconscientemente buscábamos excusas (que si bachiller, que si el selectivo, que si se hace vegetariana y pasa a vegana). Pero en verano se acabaron estas excusas y ella nos afirma que en el pueblo se va a recuperar. Sin embargo, al volver y ver que está peor aún, nos confiesa que se le ha ido de las manos y que no puede hacer nada, que necesitaba ayuda.

Paula tiene un Trastorno de Conducta Alimentaria, ¿y entonces?

Una vez descubrimos que Paula tenía un Trastorno de Conducta Alimentaria (TCA), los pasos a seguir para afrontar su Anorexia Nerviosa no fueron fáciles.

Fuimos a su médico de cabecera, porque son momentos desesperantes de no saber dónde acudir, e independientemente de que le mandó una analítica para ver cómo estaba (que menos el potasio le salió todo bien) mi cuñado nos dio el teléfono de la Clínica CTA ya que ellos eran más conscientes que nosotros del problema. Al tener el contacto, llamamos y fuimos el día antes del cierre por vacaciones de verano y allí ya nos dieron algunas pautas y se nos comentó los diferentes tratamientos de TCA.

Después de dos semanas, que creíamos que había mejorado… ¡plof! Resulta que había empeorado y no había otra alternativa que el Hospital de día.

¿Por qué elegisteis la Clínica CTA?

Empezamos a informarnos del centro, cuánto tiempo llevaba trabajando…¡Más de 20 años de experiencia! Qué tipos de trastornos alimentarios trataba, horarios…y la verdad es que estábamos seguros al 90% y ese 10% lo completó un profesor de mi hija al decirnos que un familiar suyo había estado allí y que estaban muy contentos con la Clínica CTA. Además, la psiquiatra nos dijo que, puesto que ella las citas las da muy espaciadas, se quedaba más tranquila sabiendo que iba a estar en un centro como la Clínica CTA. Tras todo esto, no tuvimos duda de escoger vuestro centro.

Las indicaciones del equipo de TCA ¿Qué tal las llevabas?

La verdad es que después de que el verano fuera tan mal, toda ayuda era buena. Ahora bien, no fue nada fácil ver que tu hija tiene que hacer reposo, tener que llevarla y recogerla del centro. Es entonces cuando comienzas a ser conscientes de la realidad y en ese proceso es normal que te surjan dudas como “¿cómo no me he podido dar cuenta antes?”. Sin embargo, con las pautas de alimentación que se nos daba para las cenas y los fines de semana junto con la ayuda psicológica hizo este camino más seguro y tranquilo y entonces nos dimos cuenta de que si no remábamos todos a la vez y sobre todo con la fuerza de voluntad de mi hija, no mejoraríamos este problema.

¿Cómo sobrellevabas el tratamiento de la Anorexia Nerviosa de Paula?

Para nosotros lo más importante fue acudir a las charlas para padres o familiares porque, cuando sobre todo al principio que desconoces tanto del tema, te das cuenta de que aquello que le sucede a tu hijo o hija es algo normal dentro del trastorno de conducta alimentaria y encima ves a padres que han pasado lo mismo que estás pasando tú diciéndote que poco a poco se va mejorando, te vas animando, aunque lo veas lejano. También nos hizo mucho papel la ayuda tanto de la psicóloga como nutricionista que te van explicando las diferentes fases por las que vamos pasando y te resuelven todas las dudas de cómo afrontar las comidas en casa o cómo actuar si se pone ansioso, da tranquilidad.

Tu hija ha superado un TCA ¿Como se siente una madre ante esto?


La verdad es que es algo que te cambia para siempre, porque aunque todos sabemos que lo más importante es la salud, creo que con nuestro día a día laboralmente hablando, olvidamos la importancia de hablar en casa de cómo ha ido el día a cada uno, la cena juntos,… Definitivamente, aunque ha sido el año peor de nuestras vidas, sinceramente ahora con la calma de ver a mi hija ya sana, agradezco lo mucho que nos ha unido y sobre todo quiero que esto sirva para algo positivo: que mi hija se conozca mejor, que sepa decir que no o que sí y que a día de hoy tenga claro que hay que quererse a uno mismo con sus defectos y virtudes.

Trini, ¡eres un ejemplo a seguir!

No podemos dejar de sonreír mientras escribimos este post. Sonreímos al recordar tu coraje, valentía y como tras los momentos difíciles (que los hubo y muchos) supiste reponerte y seguir adelante. Estamos orgullosos de ti y de tu hija Paula. ¡Sois un ejemplo a seguir!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *